Cuando las dos partes de NOX se mezclan, produce una espuma muy ligera, casi microscópica, que puede no ser detectable a simple vista. Este es el catalizador que produce gas de óxido nítrico que luego se aplica a la piel. Un color blanquecino ayudará a indicar que la reacción está lista para la aplicación.