Actualmente no hay procesadores comerciales estadounidenses/nacionales que presten servicios a la industria del cáñamo. Debido a esto, utilizamos un banco internacional para procesar las ventas. Estamos trabajando para asegurar una solución nacional tan pronto como las instituciones financieras nacionales relajen su política hacia el procesamiento de las ventas de aceite de cáñamo.